7 trucos muy sencillos para ahorrar en tu próxima compra en el supermercado
20 mayo, 2018
5 consejos para ahorrar para las vacaciones de verano
21 mayo, 2018
Show all

Charming brunette studying alone Free Photo

Rapidez, cambio, agilidad, información, conectividad global, conocimiento, networking, habilidades tecnológicas pero también sociales y empresariales, etc. El mundo se transforma a una velocidad vertiginosa y lo hace de forma global. Y parece que esta tendencia no va a cambiar ni hoy ni en el futuro.

Por eso, la sociedad y, especialmente, la universidad se enfrentan a retos mayúsculos: adaptarse a las necesidades vitales y educacionales de las nuevas generaciones y, además, adelantarse previendo las del futuro. Con el objetivo de debatir, trabajar y compartir experiencia para hacer frente a este reto, más de 700 rectores y representantes académicos de las universidades de 26 países –Brasil, Portugal, Chile, México, Uruguay, Colombia, Alemania, China, Estados Unidos, etc.–, 76 de ellas españolas, se reunirán los próximos días 21 y 22 de mayo. Lo harán en Salamanca, en el IV Encuentro Internacional de Rectores Universia.

El Encuentro, bajo el lema Universidad, sociedad y futuro, girará en torno a tres ejes clave para la universidad del presente y del futuro: Formar y aprender en un mundo digital, Investigar en la universidad, ¿un paradigma en revisión? y La contribución de la universidad al desarrollo social y territorial. Como complemento para las sesiones de trabajo, los rectores y responsables universitarios contarán con los resultados de una encuesta realizada a más de 9.000 miembros de la comunidad universitaria de 19 países iberoamericanos por IPSOS.

Digitalización de la enseñanza

Aunque se podría pensar que la digitalización es una realidad totalmente instaurada en la universidad, como en el día a día, los resultados de la encuesta antes citada revelan que esto no es así y que aún queda camino por recorrer. El tiempo apremia pero, curiosamente, las cifras desvelan que la digitalización de los métodos de enseñanza no es un objetivo prioritario para la comunidad universitaria. Aunque la formación online es desde hace tiempo una realidad, el 83% sigue considerándola como un complemento a la enseñanza presencial.

Seguramente se deba a que más del 50% de los encuestados opina que todavía se deben implementar muchas mejoras en sus campus online, en los medios y equipos disponibles, en la calidad de las conexiones, en el uso de recursos digitales o en la formación digital del profesorado. Aun así, en España, dos de cada tres encuestados valoran como positivo su campus virtual.

El 80% de la comunidad universitaria opina que la formación online puede facilitar el acceso a la universidad de los grupos sociales con menos recursos

Asimismo, cerca de un 40% del alumnado afirma que optaría por una modalidad mixta de enseñanza si tuviera que empezar a cursar estudios universitarios de nuevo. De hecho, el 66% de los encuestados en los 19 países –cerca del 60% en nuestro país– opina que el futuro de la formación universitaria pasa por establecer y trabajar planes de estudios en modalidad mixta. Y más, cuando para el 80% de los universitarios y profesores encuestados en España, la formación online es considerada como una vía adecuada para democratizar la educación y facilitar el acceso a la universidad de los colectivos más vulnerables.

Investigación en la universidad

Conocimiento, creatividad, trabajo en equipo. Es incuestionable que las universidades son un pool de creación, transmisión y difusión del conocimiento. En este sentido, la investigación es la base de todo nuevo aprendizaje y, por lo tanto, de la evolución de la sociedad.

Sin embargo, para los encuestados esto no es así, o no tanto fomentar más la investigación y la innovación en el seno de su universidad. Más aún, el 61% de los preguntados entiende que su universidad se centra principalmente en la enseñanza, y el 25% considera mínima la priorización de la investigación. A estos datos, hay que añadir otra reflexión muy indicativa: un 15% de los estudiantes de grado tiene pensado dedicarse a la investigación en la universidad, una cifra que baja al 11% cuando se refiere únicamente a la comunidad universitaria española.

La explicación de esos porcentajes probablemente resida en la idea de que, en España, los recursos destinados a investigación son insuficientes. Una afirmación que comparte el 58% de los encuestados, especialmente los docentes e investigadores. Asimismo, el 50% considera que la falta de fondos y financiación dificulta la labor investigadora, mientras que el 56% afirma que tanto las instalaciones como los recursos destinados a investigación en la universidad son otros de los aspectos que conviene mejorar.

Casi el 50% de encuestados cree que la falta de fondos dificulta el desarrollo de la investigación

Este es uno de los mayores retos para superar, ya que sin investigación, como se señalaba más arriba, no es posible renovar el conocimiento ni progresar. Para ello, existen iniciativas promovidas por entidades como Santander Universidades que permiten a estudiantes, docentes e investigadores contar con financiación, becas de formación y programas de intercambio internacional.

Otro objetivo es hacer que la investigación sea atractiva para los nuevos estudiantes, a través de programas que fomenten la investigación desde etapas tempranas y de acuerdos con otras universidades e instituciones, ofreciendo también a aquellos docentes e investigadores que llevan años trabajando sobre el terreno apoyos económicos y logísticos para motivar su labor.

Empleabilidad y emprendimiento

Y tras la formación universitaria, ¿qué? Las nuevas generaciones ¿salen realmente preparadas para los escenarios profesionales a los que se enfrentarán? Es más, ¿encuentran en el seno universitario las herramientas suficientes para desarrollarse en este sentido? Es evidente que la inserción laboral de los universitarios depende, y seguirá dependiendo en un futuro, en gran medida, de la formación y la orientación que reciban en la universidad.

Y más cuando se presta atención al mercado laboral actual, que se ha visto modificado, a escala internacional, por la transformación digital, tanto desde el punto de vista sociológico, como desde el económico y el tecnológico. Son cambios que han propiciado la desaparición de ciertos empleos y la aparición de nuevos sectores y profesiones. Cambios a los que la universidad también se tiene que adaptar.

En este contexto, los resultados de la encuesta realizada por IPSOS arrojan una evaluación, en general, positiva sobre la función de la universidad, y consideran que la formación universitaria es útil para el futuro laboral.

Asimismo, la comunidad universitaria introduce en sus reflexiones un nuevo elemento: considera prioritario que se impulse la inserción de los estudiantes en el mercado laboral mediante convenios, bolsas de trabajo y otros servicios que puedan promoverse desde las universidades hacia las empresas, así como que se fomente el emprendimiento. Una inquietud que, para los encuestados, debería situarse entre los tres principales objetivos que la universidad tendría que marcarse en el futuro.

La comunidad universitaria considera prioritario que se impulse la inserción en el mercado laboral mediante convenios y bolsas de trabajo

Sin embargo, más del 40% de los universitarios encuestados considera que todavía es necesario fortalecer la conexión de la universidad con el mundo empresarial y los programas de empleabilidad, así como orientar a la preparación en competencias demandadas por las empresas. De hecho, la definición y evaluación de las competencias que los estudiantes deben adquirir con sus estudios universitarios es un aspecto clave para mejorar su empleabilidad.

Por eso, la universidad debe ser responsable de optimizarla ofreciendo a sus estudiantes y titulados el apoyo, la información y la orientación necesaria para realizar un adecuado proceso de transición de la vida académica al ámbito laboral.

Un último dato que se extrae de la encuesta: a un 44% de los encuestados le gustaría que la universidad fomentara el espíritu empresarial y emprendedor. Por eso, cada vez más, las universidades empiezan a poner en marcha programas y servicios que invitan a sus estudiantes a desarrollar trabajos académicos e ideas de negocio como verdaderos proyectos empresariales que, en un futuro, puedan convertirse en una realidad con impacto positivo en la sociedad, para construir un futuro mejor para la sociedad.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vida/20180519/443677590572/digitalizacion-investigacion-empleabilidad-universidad-brl.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies